Tankah

La abeja melipona: La abeja maya.

La especie más importante en el planeta, que lleva con nosotros miles de años. Gracias a ella, que lleva a cabo el proceso de polinización, hay vida en el mundo. De flor en flor sin pedir algo a cambio, trabajadoras por naturaleza y regalándonos unos de los néctares más apreciados, no sólo por su singular sabor, sino también por los beneficios que nos otorga al consumir la deliciosa miel.

La abeja melipona, llamada por los mayas “Xunán Kab” (la señora abeja), es una abeja con un estilo peculiar ya que esta no tiene aguijón. Son criadas por los mayas, además de ser sagradas para ellos, tanto que le dedicaron una extensa recopilación de información en el “códice tro-cortesiano” (uno de los tres libros  más importantes de esta cultura), donde se relata cómo ellos cuidaban a la abeja melipona y la producción de su singular miel.

Estas abejas se crían en troncos huecos o jobones, como suelen llamarse, donde llega a haber más de 3 mil abejas meliponas por tronco. A éste se le hace un hoyo en medio, donde siempre estará una abeja resguardando la entrada. Estas abejas no son agresivas y, gracias a que no tienen aguijón, son más fáciles de criar, su miel suele ser más espesa y más obscura, además tiene más beneficios que la miel de la abeja europea, entre éstos está su uso para tratar infecciones o carnosidades en los ojos; infecciones en el oído; problemas respiratorios; digestivos, entre otros.

Hoy en día la colecta de la miel melipona suele ser muy reducida debido a que es más escasa la cantidad que produce la melipona en comparación a otras especies. La producción de esta miel se considera todo un ritual, ya que la utilizaban para ceremonias religiosas y para preparar el Balché, los jobones suelen abrirse uno o 2 días después de que haya luna llena, esto porque se tiene la creencia de que aportan más beneficios y sabor a la miel.

Actualmente la abeja melipona está considerada en peligro de extinción por dos grandes factores: el primero es la deforestación de su hábitat natural y el segundo porque en la actualidad se emplea otra abeja. Hay que recordar que estas abejas son endémicas del país y en Tankah contamos con un pequeño meliponario, donde queremos ayudar a que siga conservándose y creciendo esta colonia de abejas meliponas, preservando así una tradición más.